viernes, mayo 02, 2008

The Session #15 :¿Cómo empezó todo?


(English Version)
Nuestros amigos cerveceros Boak&Bailey son los anfitriones en la The Session del mes de Mayo y nos proponen un tema de lo más interesante: ¿Cómo empezó vuestra afición por la buena cerveza?

Desde siempre he tenido una relación psicológica con los olores. Estos marcan en mi una impronta una imagen que siempre recuerdo al percibir de nuevo ese olor. Durante mi estancia en Edinburgo, vivía en un piso al lado de la ya desaparecida fábrica de McEwan's en Fountainbridge. Cada cierto tiempo los vapores de la cocción de los mostos inundaban el ambiente y ese olor me trasportaba mentalmente al aroma de la malta que se respiraba en el pueblo asturiano donde vivía de niño.
Si me preguntáis por los inicios creo que sin duda debo referirme en primer lugar a ese olor, a esos efluvios que la fábrica de Colloto, El Águila Negra(ya desaparecida) desprendía en los días de cocción y que, de manera sutíl y sin que yo lo supiera, fueron marcando en mí el gusto por la cerveza. "Si algo huela así de bien seguro que sabe mejor", nos preguntabamos mientras probabamos a temprana edad las primeras cervezas furtivas, robadas de la despensa o la bodega, siempre bien surtida de nuestros ingenuos padres.




Mi segundo contacto con la realidad de la cerveza tuvo lugar en una genial cervecería que existió en Oviedo en cuya barra pasé gran parte de mi adolescencia y mis primeros años de adulto, experimentando cerveza tanto de la docena de cañeros que la surtían como de las innumerables cervezas que había en sus neveras. Allí probé mis primeras pintas de Bass, Spaten, Köstrizer o Staropramen; allí, siguiendo las recomendaciones de mi padre, probé mis primeras Chimay. De este bar surgió tambien el núcleo duro de la Asociación Gastronómica a la que pertenezco. Cada cerveza que probaba allí me llevaba a querer saber y aprender más sobre la cultura que la rodeaba.

A mediados de los noventa, visité Londres como estudiante. Estaba fascinado por todo el mundo que se abría ante mí. A cada paso aprendía algo nuevo, era -y es, una maravillosa ciudad llena de vida. En materia cervecera tuve la oportunidad de entrar en contacto con la cerveza británica, la cultura del pub,del last orders,los la guest ale y el happy hours, de la bitter ale y el pastel de riñones, de la pale ale y el fish and chips, del no poder comprar cerveza en un kiosco después de las 23h, y tantas otras cosas. Fue un "amor a primera pinta" que todavía sigue hoy.




Como decía al principio, ya entrado el siglo XXI, tuve la suerte de vivir y trabajar en Edimburgo. Era el Edimburgo anterior a la reestructuración urbana que acabó derribando la cervecera de Fountainbridge para hacer una urbanización y la capital en la que Scottish and Newcastle todavía se erigía como el mayor consorcio cervecero del Reino Unido. También era y es la ciudad preciosa de quien Stevenson dijo:there are no stars so lovely as Edinburgh street-lamps.( no hay estrella comparable a las farolas de Edimburgo). En esa maravillosa ciudad pude conocer a fondo la realidad de la cerveza escocesa, admirar su cultura, contrastar las diferencias y similitudes que hay entre la cultura cervecera inglesa y escocesa y aprender un montón de cosas nuevas sobre nuestra bebida favorita.



La última de las cosas que me hacen ver la realidad y que influyen positivamente en mi admiración por la cerveza puede ser lo que ahora estoy haciendo. Desde año y medio apróximadamente, mantengo este blog en el que escribo las cosas que me van pasando en mi afición por la cerveza. Tengo la inmesa suerte de poder pertenecer a una comunidad de aficionados a la cerveza con los que comparto puntos de vista, intercambio ideas y aprendo cosas a diario, cosas que hacen que disfrute de la siguiente cerveza como si fuera la primera: aquella cerveza robada que probabamos de chavales para comprobar si sabía tan bien como olía.

6 comentarios:

RJ dijo...

Buena entrada, Chela.

¡Sin duda Inglaterra es un buen lugar para vivir la cerveza!

Es curioso como podemos asociar periodos de nuestra vida al líquido con el que los disfrutábamos.

Al sabor, al olor, casi diría al tacto. Es algo muy cercano. Se trata de los sentidos "próximos"; no tanto los "lejanos" sentidos, como la vista o el oído, que logran captar mucha más extensión. Si se saborea, se saborea en nuestra boca, si se siente, se siente en nuestra piel. Y el olor también resulta muy próximo (cuando se siente un olor, cerramos los ojos).

Lo que quiero decir es que esto, podría decirse, hace que este tipo de recuerdos muchas veces tengo un cierto tono íntimo, cercano.

En fin, no sé de lo que estoy hablando. En mi caso no recuerdo ahora como fue mi primer contacto con la cerveza. Mi memoria me evoca a algún día verano, sentado con mi madre bajo la sombra de unos pinos, tomando una refrescante cerveza ligera en porrón, mientras se oía chapotear a la gente en la piscina. Pero no fue hasta estos años de universitario que di un giro, y atendí mejor a lo que bebía, disfrutando así muchísimo más. Palpar con curiosidad y placer esa cantidad de matices y sabores que antes me pasaban totalmente desapercibidos.

¡Saludos y salud!

Chela dijo...

RJ bienvenido again jejejeje

El pueblo, Colloto, para hacer un poco de publicidad turística, es un pequeño pueblo fronterizo situado entre los concejos( asturias se divide en concejos) de Oviedo y Siero. De hecho la mitad del pueblo pertenece a Oviedo y la otra mitad a Siero. Es muy curiosa. La actividad industrial de esta zona es grande. Llagares de sidra, algo de agricultura pero sobre todo industria alimentaria. Central Lechera Asturiana y Coca-cola son algunas de las quedan- las potentes claro- el resto fue cerrando. Entre las destacadas estaba la Fábrica de cerveza El Aguila Negra de Colloto. Fue a la quiebra por malversación sin que los gobiernos locales y regionales movieran un dedo- la Zaragozana sufrió una crisis similar y ahí sigue convertida en fábrica museo.

Como no me quiero meter en otras disquisiciones voy a volver a l hilo. Cuando la chimenea de ladrillo rojo de esta fábrica soltaba los vapores del denominado "Cocederu" -un gigante de aleación de cobre que metía miedo la cantidad de hectolitros que podía cocer, un aroma distitivo a malta inundaba todo el ambiente durante unos días.Era un olor característico que añadía un algo al pueblo.
Llevo recordando ese olor desde entonces y sólo en Edinburgh lo volví a sentir tan pleno años después.
Puede parecer una tontería pero yo creo que aquel olor que tanto me gustaba influyó de alguna manera en mi predilección por esta bebida. Igual es que le quiero dar un tono nostálgico a lo que siento por aquella fábrica pero es que al hablar con la gente que trabajó allí y que acabó en el paro veo tristeza, rabia contenida y pena porque realmente, y esto es algo flipante, a la gran mayoría les encantaba trabajar allí-ya se que deben estar locos por encantarles trabajar jejeje- y estaban orgullosos de pertenecer a una cervecera como aquella.....
Eso es la ostia porque quiere decir que en este pueblo y esta tierra había conciencia de cerveza; la cerveza pertenecía a la cultura de esta región, y con la quiebra de la fábrica-paradojicamente con un volúmen de ventas enorme, perdimos una parte increíble de nuestra cultura cervecera.

Haya salud

RJ dijo...

Pues sí que es una pena. Y más para quien, como tú, de una u otra forma, lo haya vivido. tener una fábrica de cerveza en la zona, lo veo en cierto modo como lo que comentaba del vino: aporta un rasgo, un perfil de la identidad del lugar (hasta que pase a mano de multinacionales, claro). Además de propiciar una valoración hacia la cerveza muy distinta de quienes no tienen esa suerte de contar con una fábrica, un producto cervecero, cercano. Sin duda que cuanto menos debió haber un estupendo respeto por la cerveza, y una apreciación más que grata.

¡Saludos!

RJ

Lúpulo Feroz dijo...

y La Tila; Chela, La Tila.
Cuantes lates de fabes comí de la Tila. Jejeje

Chela dijo...

Ye verdá,tristemente desaparecía a fines de los 90, los callos de la Tila siempre fueron de calidá superior....Joer si al final, visto desde fuera, Colloto parez el motor industrial de París jejejejeje

somebody dijo...

酒店經紀人,菲梵酒店經紀,酒店經紀,禮服酒店上班,酒店小姐,便服酒店經紀,酒店打工,酒店寒假打工,酒店經紀,酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工經紀,制服酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工,酒店經紀,制服酒店經紀,酒店經紀